Sábado, 06 Enero 2018 11:57 hrs
» Centro y Norte

Vigilan más de mil domicilios por agresión a mujeres

Son las órdenes de restricción dictadas en Monclova a partir de casos de violencia intrafamiliar, pero la policía requiere más personal y equipo para atender esta función

Por: Criselda Farías, corresponsal

Monclova, Coah.- Debido a la violencia hacia la mujer de parte de sus parejas, la Policía Preventiva Municipal debe vigilar mil 080 domicilios por órdenes de restricción dictadas por el Centro de Justicia y Empoderamiento para las Mujeres.

Gerardo Arellano Acosta, director de la corporación policiaca, reconoció que sólo vigilan en un horario diurno de 8:00 a 20:00 horas, porque cuentan con cuatro elementos destinados a esa labor de vigilancia con una unidad.

Manifestó que tienen el proyecto de crear la "Policía Rosa" dedicada precisamente al trabajo de vigilar el cumplimiento de las órdenes de restricción del Centro de Empoderamiento y atender casos de violencia familiar.

Comentó que tienen la promesa del alcalde Alfredo Paredes López, de proporcionar,  la próxima semana, más unidades para la "Policía Rosa" , la cual contará con personal femenino y varonil con un perfil profesional.

Incluirán en esta policía a un abogado y una psicóloga que pueden ejercer un criterio profesional en la atención de víctimas de violencia, al momento de que tengan que atender un reporte de este tipo, indicó el director.

"La psicóloga puede ser el lado amable de la situación, para poder atender la incidencia que se presente con mujeres agredidas", destacó.

Si bien atienden mil 080 domicilios, con rondines de vigilancia para evitar que los agresores se acerquen al lugar, están haciendo una depuración del padrón, pues estiman que hay quienes ya no viven en el mismo sitio, pues algunas se van a vivir con familiares o cambian de domicilio para evitar ser localizadas por su agresor, destacó el director.

Por ello, están en la integración de la "Policía Rosa" y en la depuración de la lista de los domicilios de las mujeres violentadas, psicológica o físicamente, que les turnó el Centro de Justicia  y Empoderamiento para las Mujeres.


Destacamos