IMPRIMIR
Domingo, 04 Marzo 2018 11:52 hrs
» Especiales

Dylan y Marisol, una tragedia que no termina


Quedaron huérfanos en un accidente; el niño perdió las dos piernas y la familia no tiene recursos para obtener las prótesis, y su hermana es sometida a dolorosos tratamientos


Dylan y Marisol, una tragedia que no termina
04/Marzo 11:52 hrs
»Especiales
Por varios días la noticia del accidente ocupó las primeras planas de los diarios, pero el caso, pese a sus secuelas, cayó en el olvido para la sociedad.
AUTOR
Tipo jpeg
Tamaño 256.76 KB
Pixeles 1088 x 1451 px

DESCARGAR

                  Saltillo, Coah.- Es común escuchar que la vida puede cambiar en un segundo, sin embargo, la real conciencia de ello llega cuando ese segundo se presenta, tal como pasó para los pequeños Edwin, Dylan, Marisol y sus papás José y Reyna.

                  Iniciando la tarde del viernes 6 de octubre del 2017, al dirigirse a Saltillo en la camioneta en la que los señores Gerardo y Pascual les ofrecieron "aventón" desde el ejido El Poleo en Arteaga, acompañados también por Francisco, hermano de su padre, la falla en uno de los tantos tráileres que transitan la carretera federal 57 provocó que terminaran prensados en la carretera y con ello terminara también la vida para cinco de los pasajeros.

                  Entre ellos no se contó a los más pequeños, Dylan de un año y Marisol de cuatro; tampoco a su tío Francisco, ya que, si bien sobrevivieron al fuerte golpe y arrastre del tráiler, resultaron con heridas de gravedad.

                  Una vez que los cuerpos de auxilio y rescate acudieron a socorrer a las víctimas del aparatoso accidente, trasladaron a Dylan al Hospital Muguerza y a Marisol a La Concepción, instituciones donde fueron estabilizados. En el caso de Dylan esto implicó la amputación de sus dos piernas y haber muerto, tal como lo relata su tía Yesenia, por siete minutos aproximadamente.

                  Esto provocó al menor convulsiones que, a casi cinco meses de ocurrido el accidente, permanecen, pero son controladas con medicación constante.

                  Marisol, de cuatro años, fue ingresada en primera instancia a la Clínica La Concepción donde se hicieron los primeros esfuerzos por salvar su pierna, sin embargo, a petición de la familia, fue trasladada tres días después a Christus Muguerza donde se le daba atención a su pequeño hermano.

                  “En el accidente se le quebró la pierna derecha, le hicieron limpieza y le colocaron un fijador pero cuando estábamos en la casa, la tuvimos como tres semanas en la casa, pero mi niña tenía infección y no se le quitaba, nos la trajeron al Hospital del Niño para atenderla y le dieron como 15 o 20 días para controlar la infección, ingresó a quirófano y le cortaron seis centímetros de la pierna derecha, ahorita cada seis horas se le mueve el fijador para que se le vaya estirando el hueso, para que le crezca su pierna a como estaba”.

                  La atención médica de los menores no ha representado, hasta ahora, un gasto para la familia ya que el seguimiento que se les ha dado por parte del Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia (Pronnif), así como la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), se ha encargado de ello.

                  Sin embargo, a decir de Yesenia Valdez, hermana de Reyna, quien falleció en el accidente, hay medicamento que es requerido por la menor y debe ser cubierto por ellos mismos, así como lo que Dylan requiere para el control de sus convulsiones.

                  La esperanza de la familia es que Dylan se encuentra controlado y “anda de un lado para otro mijo”, platica la abuela Blanca, mientras que Marisol ha respondido bien a los tratamientos y de acuerdo con lo que los médicos les han señalado, es posible y probable que su hueso se logre regenerar.

                  “Le hicieron unas placas y el hueso se está regenerando, pero todavía trae desechos de la carpeta asfáltica, como piedras incrustadas en el hueso pero no le quieren lavar más porque le pueden lastimar, pero eso, dijo el doctor, que lo va a aventar con el tratamiento”, precisó Yesenia, quien se ha mantenido al pendiente de Marisol durante todo este tiempo.

                  Carlos Iván Oyervides, director del Hospital del Niño de Saltillo, informó que Marisol continuará con medicación en casa, será un tiempo prolongado el que requiera con antibióticos y no se descarta que sea sometida a posteriores cirugías para lograr la rehabilitación de su pierna.

                  Mientras que para que Dylan pueda recuperar su movilidad, la familia está pensando en la posibilidad de colocarle unas prótesis, sin embargo, hasta ahora no saben cómo lograrlo ya que saben, el costo es alto y no poseen el recurso para obtenerlas.

                  Por lo pronto, personal del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón de Saltillo ha acudido a la vivienda de la abuela materna, quien tiene la guarda y custodia de los menores y con quien viven los pequeños, para realizar los exámenes necesarios para que Dylan inicie su rehabilitación en este lugar.

                  De esta condición que ahora presentan Dylan y Marisol existe un responsable y éste es el conductor de la empresa Skylift que provocó el accidente, las lesiones de los menores y la muerte de los mayores, sin embargo, al poseer la tutela provisional de los menores, la familia materna dio por finalizado el caso en términos jurídicos y aceptó la reparación del daño que ofreció la empresa.