Martes, 16 Febrero 2016 18:19 hrs
» Multimedia

Papa pide a religiosos no resignarse ante la violencia

Desde Morelia advierte que la resignación paraliza, impide caminar y hacer camino, y además de que atemoriza lleva a atrincherarse en las sacristías y aparentes seguridades

01
01

En aviones de la línea nacional Aeroméxico se ha trasladado el Papa en su visita a nuestro país.

Foto: Agencia EL UNIVERSAL

01
01

El gobernador de Michoacán Silvano Aureoles dio la bienvenida al Papa Francisco durante su llegada a Morelia.

Foto: Agencia EL UNIVERSAL

01
01

Un sombrero típico de las comunidades michoacanas fue obsequiado al Papa.

01
01

Miles de personas se congregaron para participar en el encuentro del Papa con la juventud en Morelia.

Foto: Agencia EL UNIVERSAL

01
01

Para llegar hasta el sitio en que se colocó el altar, el Papa fue trasladado dentro del estadio de Morelia en un vehículo.

Foto: Agencia EL UNIVERSAL

01
01

El Papa Francisco dirigió mensajes especiales a los jóvenes y a los religiosos en su visita a Morelia.

Foto: Agencia EL UNIVERSAL

01
01

Para esperar el paso del Papa, hubo quienes esperaron desde una noche anterior, acampando en plena vía pública.

Foto: Agencia EL UNIVERSAL

01
01

La larga espera no hizo perder el entusiasmo a los fieles que se reunieron en las calles de Morelia para recibir al Papa.

Foto: Agencia EL UNIVERSAL


Los derechos de este reportaje, fotografías y gráficos pertenecen a la Agencia de Noticias El Universal. No está permitida su reproducción parcial ni total.

MORELIA, Mich., (EL UNIVERSAL).- Frente a la violencia, la corrupción y el tráfico de drogas, el Papa Francisco llamó a los religiosos reunidos en el Estadio Venustiano Carranza a no caer en la tentación del arma preferida del demonio, que es la resignación, misma que dijo, les infunde temor y los atrinchera en sus sacristías y aparentes seguridades.

"¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad. Qué tentación podemos tener una y otra vez frente a esa realidad que parece haberse convertido en un sistema inamovible", dijo en su homilía.

"Frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio que es la resignación. Una resignación que paraliza y nos impide no solo caminar, sino también hacer camino; una resignación que no solo nos atemoriza, sino que nos atrinchera en nuestras sacristías y aparentes seguridades", dijo ante unos 20 mil religiosos procedentes de todas partes de la República Mexicana.

Ante los asistentes e invitados especiales, como el ex presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, el Pontífice dijo que la resignación no sólo les impide a los religiosos anunciar, sino también alabar.

"Una resignación que no sólo nos impide proyectar, sino que nos impide arriesgar y transformar".

Hizo un recordatorio del primer obispo de Michoacán Vasco de Quiroga.

"Con ustedes quiero hacer memoria de este evangelizador conocido también como Tata Vasco, como el español que se hizo indio", dijo.

Refirió la labor de Quiroga frente a los purépechas, a quienes describía como "vendidos, vejados y vagabundos". Señaló que impulsó propuestas que dieron respiro a la vivencia paralizante e injusta.