Jueves, 29 Septiembre 2016 17:28 hrs
» Multimedia

Con alumnos de secundaria conmemoran Día del Paracaidista

Elementos de la Sexta Zona Militar visitan la escuela Ricardo Flores Magón y muestran las diferentes actividades que realizan como integrantes del Ejército

01
01

El personal militar encabezó la ceremonia de honores a la bandera en la Secundaria Ricardo Flores Magón.

Foto: Homero Aguirre

01
01

Durante la ceremonia se hizo una demostración de la banda de guerra.

Foto: Homero Aguirre

01
01

Parte del equipamiento del Ejército fue llevado al plantel para que lo conocieran los alumnos.

Foto: Homero Aguirre

01
01

Siendo el Día del Paracaidista, fue llevado un paracaídas para mostrar a los alumnos.

Foto: Homero Aguirre

01
01

Un paracaídas modelo T se utiliza para saltos desde una altura máxima de dos mil pies.

Foto: Homero Aguirre

01
01

Los alumnos de la secundaria Flores Magón ayudaron a desplegar el paracaídas de seda desde sus 26 tirantes.

Foto: Homero Aguirre

01
01

Un binomio, compuesto por un soldado y un perro, demostró cómo se realiza la detección de narcóticos.

Foto: Homero Aguirre

01
01

Se mostró también como esta compuesta una sección, dividida en tres equipos para participar en el Plan DN IIIE.

Foto: Homero Aguirre

01
01

A cada grupo del plantel se le entregó un árbol para que participen en el Plan Nacional de Reforestación.

Foto: Homero Aguirre


            Saltillo, Coah.- Este 29 de septiembre se celebró el "Día del Paracaidista" y con ese motivo se realizó una ceremonia conmemorativa en la escuela secundaria "Ricardo Flores Magón", marco en el que personal de la Sexta Zona Militar realizó con los alumnos actividades dentro del programa de fortalecimiento a los valores patrios.

            En la ceremonia participaron alumnos de la institución, elementos del Ejército Mexicano y autoridades educativas encabezadas por el Director de Secundarias Generales Federalizadas, Horacio García Morín, y la directora del plantel anfitrión, maestra Diana Maltos Soto.

            El Mayor Jorge Martínez Chávez, quien condujo la ceremonia, recordó que la primera unidad de paracaidistas militares fue formada en 1946, siendo uno de sus principales impulsores el General coahuilense Gustavo Salinas Caamiña, quien llevó a los primeros elementos a un curso de adiestramiento especializado a Fort Benning Estados Unidos.

            Durante el evento se realizó una dinámica con los estudiantes, participando veintiséis de ellos, asistidos por militares, en el despliegue de un paracaídas modelo T, que se utiliza para la realización de salto de guerra, desde una altitud promedio de dos mil pies, aproximadamente 610 metros.

            Ahí se explicó que entre el adiestramiento de los paracaidistas se encuentra el curso de montaña, para el rescate de montañistas y escaladores; el de buceo, y el de supervivencia en el desierto.

            Se aprovechó el contexto para recordar a los alumnos la importancia de los buenos hábitos de alimentación y activación física, al hacerles notar que uno de los requisitos para ser paracaidista es encontrarse sano para resistir las pruebas que se deben afrontar.

            En la ceremonia se hicieron demostraciones de las diferentes actividades y disciplinas que se tienen en el Ejército, comenzando por la banda de guerra, que además de conducir los honores a la bandera, hizo diferentes toques militares.

            También se mostró un binomio canino, destacando que son utilizados en rescate de personas, detección de explosivos, y de enervantes. Un perro adiestrado por el Ejército debe ser capaz de detectar un gramo de sal oculto en una tonelada de azúcar.

            El Capitán Joaquín Delgado Reyes hizo una presentación de la organización que se tiene por sección durante la aplicación del Plan DN IIIE, y recordó que este data desde 1966 en que se activó por primera vez para auxilio de la población civil durante un huracán en Tamaulipas y Veracruz.

            Finalmente se habló del Programa Nacional de Reforestación, dentro del que se tienen 25 viveros en el país, dos de ellos en Coahuila, en Saltillo y Ciudad Frontera.

            El vivero forestal de Saltillo tiene como meta distribuir dos millones de plantas por año.

            En ese contexto se entregó una planta a cada uno de los doce grupos de la secundaria Flores Magón, que asumieron el compromiso de cuidarlos para dejarlos como herencia a las futuras generaciones del plantel.