Martes, 02 Diciembre 2014 19:14 hrs
» Norte

Se complica migración con feminización

Aumenta tendencia en México

Por: Mariela Pulgarin, Corresponsal

Piedras Negras, Coah.- Antes las mujeres migraban para reunirse con su familia, ahora es sujeto de trabajo y busca esta alternativa para sustentar a la familia, situación agravada por la condición  económica del país de origen.

El sacerdote José Guadalupe Valdez, encargado de la Casa del Migrante "Frontera Digna" de Piedras Negras y defensor de los derechos de los migrantes, dijo que las mujeres corren más peligros, son susceptible a abusos, a caer en la trata de personas, ya que se les insta a que tendrán trabajo fijo y seguro pero al momento de llegar comienzan a ser explotadas.

Algunas veces se hacen acompañar de sus menores, lo que las hace aún más vulnerables, sostuvo, además durante el proceso de repatriación, suelen separarlas de sus hijos.

En México también ha aumentado la tendencia, añadió, "se han encontrado mujeres que se han secuestrado y que se unen a la delincuencia organizada, en transporte de drogas u otra forma para ayudar a la trata de personas".

En las llamadas "casas de seguridad", donde secuestran a migrantes para extorsionarlos, se ha encontrado que hay mujeres encargadas en caso de trata de personas, niños u otras mujeres.

Indicó que la mayoría de las migrantes, no llegan a los albergues fronterizos del Norte, ya que son antes interceptadas por bandas.

"Hay una red de Casa de Migrantes en México, donde avisan que para Piedras Negras va cierta cantidad de migrantes, entre ellos tal cantidad de mujeres y conforme avanzan estos grupos, van disminuyendo la cantidad de mujeres".

Aseveró que esto influye aún más en la desintegración de las familias, "hay desesperación, ya que la mujer no se dedica solo al hogar sino que también debe trabajar".

Durante el VII Congreso Mundial de la Pastoral de los Emigrantes organizado por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, celebrada en la Ciudad del Vaticano del 17 al 21 de noviembre, en la cual representó la pastoral de México, señalaron esta "feminización" de la migración en varias partes del mundo, y es considerada como nueva, "no se mueven las mujeres para  reunificar la familia, sino para lo económico".

La migración, indicó el sacerdote, sigue siendo un signo de los tiempos modernos, pero está marcado por el miedo y la falta de hospitalidad, por lo que se anima a trabajar a favor de la adopción de políticas migratorias más eficaces y amplias que garanticen oportunidades de empleo y mejores condiciones de vida, evitando la explotación y tráfico de personas.


Destacamos