Sábado, 11 Abril 2015 11:10 hrs
» Sureste y Laguna

Apatía de la sociedad limita acciones de beneficencia

Solicitan compromiso de la sociedad para impulsar de nuevo el proyecto

Por: Raquel Peña

Saltillo, Coah.- Un comedor que nació con la intención de ofrecer alimentos a los migrantes que bajan del tren en la zona de las colonias Brisas y que se convirtió en sustento para las familias locales de esa área, desapareció ante la falta de personas dispuestas a aportar su tiempo para poder realizar las labores que requiere un sitio como tal.

Teresa Guadalupe Rodríguez Muñiz, pastora de la iglesia cristiana Ministerio Sion Saltillo, informó lo anterior al recordar que fue a finales del año pasado cuando los integrantes de esta organización religiosa optaron por establecer un comedor gratuito en esa zona de la ciudad enfocado a los migrantes que se ven en la necesidad de mendigar por las calles.

Los consumibles y la materia prima necesaria para preparar los alimentos no fue problema, ya que los mismos integrantes de la iglesia respondieron favorablemente haciendo aportaciones que les permitía mantener el servicio todos los días de la semana.

El problema vino, según comentó Teresa Rodríguez, cuando por cuestiones de trabajo y al ser ella la única encargada de preparar la comida le fue imposible continuar con la labor de preparación, debido a que el negocio que posee junto con su familia, se obtiene el recurso para pagar la renta del lugar que ocupa la iglesia.

Fueron tres meses en los que se mantuvo el comedor, sin embargo, al solicitar entre las mismas familias del sector el apoyo para poder continuar con el servicio gratuito, no obtuvo respuesta alguna.

"Yo tenía la ayuda de mi papá, mi papá se pensiona, se va y ya no me puede ayudar, en ese momento yo ya no puedo seguir porque de este negocio donde trabajo depende el pago de la renta del local que ocupamos".

Este sector de la ciudad está conformado por familias trabajadoras, sin embargo, según relata la líder de la iglesia, existe desempleo y eso hace que se vean en la necesidad de optar por este tipo de servicios gratuitos para poder darles de comer a sus hijos.

Sin embargo, a pesar de las invitaciones que se hicieron para que estas mismas familias aportaran sólo su tiempo beneficiando a muchas otras, no se obtuvo respuesta alguna.

Cuestionada acerca de si el hecho de tratarse de una organización religiosa representa una limitante para obtener respuesta por parte de la ciudadanía, Teresa Rodríguez dijo, "nuestro objetivo como iglesia es multiplicar el amor de Dios y el comedor es una forma de hacerlo, nosotros no buscamos sumar feligreses o transformar a la gente, lo único que queremos es ayudar, de lo demás se encargará el Espíritu Santo, nosotros no".

Y añadió que es difícil encontrar personas que estén dispuestas a entregarse a los demás pero la invitación sigue abierta para quienes deseen colaborar a esta causa, ya que de contar con personas que se comprometan a ayudar, el comedor será nuevamente abierto porque se tiene la seguridad de que se contará con los insumos necesarios.



Destacamos