Martes, 15 Agosto 2017 17:08 hrs
» Sureste y Laguna

Mochilas pesadas incrementan el riesgo de lesiones

Se sugiere al estudiante no llevar más artículos de los necesarios

Saltillo, Coah.- El peso excesivo y uso incorrecto de una mochila escolar puede provocar deformación en la columna vertebral, alteraciones a nivel lumbar, cuello, hombros o afectar las articulaciones de las manos y otras partes del sistema musculoesquelético.

La pediatra del Hospital General de Zona (HGZ), No. 1, Yarely Rodríguez Gomez, explicó que cargar más del 10 por ciento del peso corporal es un riesgo para la salud y aunque las mochilas de arrastre representan un beneficio, también causan lesiones.

Dentro de los aspectos que se deben considerar al momento de hacer la selección destacan las dimensiones, la parte superior no debe rebasar el ancho de los hombros del aprendiz, los bordes laterales no sobrepasar el grosor del tronco de la espalda y la parte inferior cinco centímetros por encima de la cintura.

Otras de las características esenciales son los tirantes que deben ser anchos y con hombreras de mínimo cuatro o cinco centímetros y de preferencia acoginados, que proporcionen confort.

Es recomendable vigilar que los infantes no carguen más artículos de los estrictamente necesarios, ya que el sobrepeso conlleva afecciones en las muñecas y articulaciones de las manos cuando se trata de bolsas de arrastre y las que se cargan representan riesgo en los hombros, cuello y espalda.

Un adolescente de 40 kilos, por ejemplo, no debe cargar más de 4 kilos y aún en mochilas de arrastre se debe considerar la posibilidad de bajar y subir escaleras ya sea en inmuebles o camiones, según sean las circunstancias.

La primera recomendación a los padres de familia es enfatizar con sus hijos la importancia de no cargar artículos innecesarios, apoyar al escolar en el transporte de sus objetos (encaminarlo lo más cercano a su centro de estudios) y estar atentos junto con los maestros, a cualquier queja del alumno respecto al peso de la mochila para realizar las correcciones apropiadas y fomentar el hábito de las buenas posturas corporales.

La obesidad es el principal desencadenante de lesiones óseas y musculares, y si a ello se le agrega el peso exagerado de una bolsa el problema es mayor,  por lo que no se debe pasar inadvertida la salud de los menores que incluye una alimentación saludable y la práctica de alguna actividad física.



Destacamos