Lunes, 23 Octubre 2017 17:36 hrs
» Sureste y Laguna

Previenen sobre consumo excesivo de sal

Revela IMSS que agregado a factores como la ingesta de grasas y falta de ejercicio, incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, insuficiencia renal y obesidad

Saltillo, Coah.- El consumo indiscriminado de sal, agregado a factores como la ingesta de grasas y falta de ejercicio físico, incrementa notablemente el riesgo de padecer hipertensión, enfermedades cardiovasculares, accidente encefálico, insuficiencia renal y obesidad, revela especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La cardióloga, Mitzi Pérez Castillo, del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2, señala que la cantidad máxima recomendada por día para adultos es de 2.5 gramos, en niños 750 miligramos y en personas con insuficiencia cardiaca un gramo.

En la preparación de alimentos cada vez es más común el uso de enlatados, conservadores y sazonadores, "se recurre a los procesados de fácil preparación o los pre cocidos que contienen cantidades excesivas de sal", abunda la doctora.

Entre los productos donde más se encuentra son los embutidos o carnes frías (26.2 por ciento); pan, pastas instantáneas y frituras (19 por ciento); queso (6.7 por ciento) y platillos preparados (4.9 por ciento).

Quienes usan más sal en sus comidas o ingieren productos ricos en sodio (industrializados), consumen más cantidades de alimento, lo que está relacionado con el sobrepeso y la obesidad y significa una condición altamente nociva para la salud.

 Otra consecuencia negativa es la retención de líquidos, posición que afecta notablemente a quienes padecen enfermedades renales y cardiacas, menciona la especialista  y agrega que mucha gente no es consciente de la cantidad de sal que ingiere en la comida por lo que se recomienda ser cautelosos a la hora de ingerir alimentos.

Se sugiere aprender a sentir los sabores sin esa pizca extra de sal, sustituirla por hierbas aromáticas  especiales; lo deseable es reducir la ingesta a sólo 2 gramos diarios, lo que equivale a la pérdida de sodio por transpiración, orina y heces.

 Además, considera,  se debe consumir al menos litro y medio de agua simple (no mineralizada) y realizar 30 minutos de ejercicio al día, que ayudarán a la pérdida normal de sal a través de la transpiración.



Destacamos